Interrelación de las aguas oceánicas y continentales

Movimientos del mar, Causas y aprovechamiento; olas, mareas, y corrientes marinas.

Dinámica marina.
Las aguas oceánicas no se encuentran en estado de quietud permanente. Están en movimiento continuo. En su interior están las corrientes marinas y los desplazamientos que se generan como consecuencia de fenómenos tectónicos, dando origen a los maremotos.
En superficie se forman las ondas, las olas, las mareas y, en parte, se desplazan las corrientes marinas.
Las ondas serían las alternancias de pequeñas, suaves elevaciones y hundimiento del agua oceánica superficial. Se generan por la variada incidencia de la presión atmosférica sobre la superficie del mar sin contar el efecto del viento. Esta presión generaría un movimiento orbital en la superficie, de ahí que todo cuerpo que flote permanece aproximadamente en el mismo lugar. Los elementos que se deben tener en cuenta son: la cresta, el seno, la longitud y la altura de la onda. La velocidad del viento deforma la cresta y produce las olas marinas. Las olas no son otra cosa que la deformación de las ondas.

Esta deformación puede producirse por:

En la zona próxima a la playa la profundidad es menor, razón por la cual cuando el seno de la onda choca con el fondo marino produce un movimiento ascendente y hacia adelante de la cresta. Es la ola playera que se origina en la rompiente de la onda.

En el mar abierto: la velocidad del viento condiciona la altura de las olas. A mayor velocidad, la ola es más alta; a menor velocidad, la altura es menor. Los tifones, huracanes con velocidades superiores a los 120 km/h generan olas que sobrepasan la docena de metros. Las mareas son los reiterados movimientos diarios que tienen las aguas oceánicas, movimientos que también se dan en los cursos fluviales: mareas fluviales. Se piensa que estas mareas están producidas por la atracción combinada del sol y la luna sobre la tierra. Cuando el mar invade un sector bajo de la corteza terrestre, playa, cada 6 horas tenemos aproximadamente el conocido flujo, marea alta o pleamar. Cuando las aguas retroceden hasta un punto más bajo, más distante de la línea de costa el proceso es de reflujo, marea baja o bajamar.

Amen del flujo y reflujo, estos pueden alcanzar niveles superiores a la media de cada uno. Cuando se habla de alturas notables de marea alta se habla de marea viva. Este proceso ocurre cuando los tres cuerpos celestes mencionados están en posición de conjunción u oposición (alineados SLT o STL). Cuando la luna ocupa posiciones intermedias, de cuadratura, la atracción sobre la masa de agua es menor (ST y luna a 90° de la posición de conjunción u oposición). Estas son las mareas muertas.

Aguas oceánicas
Las aguas oceánicas están constituidas por los mares y océanos, que son grandes extensiones de agua almacenada en las depresiones de la corteza terrestre (llamadas cuencas oceánicas), que se encuentran rodeando a los continentes e islas. Los océanos contienen la mayor cantidad de agua del planeta (poco más de 97 %), en tanto que 2 % es el agua dulce de los continentes y 1 % corresponde al agua congelada de las zonas polares y montañas. De cualquier manera, estamos rodeados de agua, somos agua y ésta es vital para nuestro futuro.

Dinamica de las aguas continentales.

Como ya vimos en temas anteriores, el movimiento del agua en el mar se debe a varios factores, entre los que se cuentan la influencia que ejercen el Sol y la Luna, así como el movimiento de rotación y traslación de la Tierra, la temperatura, las propiedades fisicoquímicas del agua marina y los vientos. Los movimientos más importantes de las aguas oceánicas son: las olas, las mareas, los maremotos y las corrientes marinas. A continuación se describen dichos movimientos:

1. Olas. Movimiento oscilatorio del mar ocasionado por el viento. La intensidad del oleaje depende de la fuerza del viento.
2. Mareas. Movimiento del mar ocasionado por la atracción gravitacional del Sol y la Luna.
Estos movimientos son periódicos y cíclicos.
3. Maremotos. Son olas de gran tamaño y muy peligrosas si llegan a la costa, originadas por sismos en la corteza oceánica.

Importancia de las mareas:
Contribuyen al modelado de las costa; evitan la contaminación al arrastrar los materiales de fácil descomposición; pueden constituirse en fuente de energía favorecen o perjudican la instalación de puertos. Las corrientes marinas son masas de agua con desplazamientos propios dentro de los océanos con profundidades diversas y con determinadas direcciones. Alguien habló de que son "ríos dentro del océano". Su origen, al día de hoy, se atribuye a la diferencia de temperatura, de salinidad, a la rotación terrestre, a los vientos,

Tienen estas características:

Importancia de las corrientes marinas
Son condicionantes del clima costero (clima oceánico): las corrientes cálidas atemperan los fríos invernales: Noruega, Oeste de Canadá, impidiendo el congelamiento de las aguas. Las corrientes frías que pasan por altas latitudes y los vientos condicionan la formación de desiertos marginales en los continentes (Atacama, Kalahari, Reina Victoria, ...) al no proveer humedad atmosférica.
Condiciona el desarrollo biológico: arrastran plancton que es aprovechado por el nécton.
Cuando se encuentran corrientes frías y cálidas se originan las zonas de convergencia oceánica, formándose los enormes bancos de pesca. Allí también muere el plancton arrastrado.

1.Contribuyen a la formación de deltas fluviales.

2.Arrastran témpanos en las altas latitudes, un peligro para la navegación.

3.Favorecieron la navegación a vela en el pasado (caso C. Colón).

4.Los mares son extensiones de agua salada de menor tamaño que los océanos, forman parte de ellos y están en contacto con los continentes. No es un término preciso.

5.La costumbre impuso este vocablo para ciertas extensiones de agua que en otros casos reciben el nombre de Golfo.

6.Los geógrafos los han dividido en estos grandes grupos: los mares abiertos, los mares encerrados y los mares cerrados.

Los mares abiertos poseen una amplia relación con el océano:
1.Mar litoral: baña costas continentales: mar de Noruega, mar Arábigo.

2.Mar epicontinental: se encuentra sobre una plataforma continental: mar Argentino.

3.Mar insular: ubicado entre el continente y un grupo de islas: mar del Japón, Amarillo.

4.Mar de orla: rodeado por un cordón de islas: mar de Java, de Jolo.

Los mares encerrados se encuentran rodeados por continentes pero tienen una comunicación, aunque más no sea estrecha, con algún océano. Mar Mediterráneo (estrecho de Gibraltar—Océano Atlántico), mar Negro (estrecho Bósforo y Dardanelos—mar Egeo—mar Mediterráneo—Océano Atlántico), mar Rojo (estrecho Bab el Mandeb—océano Índico), mar Báltico (estrecho Skagerak y Kategat—océano Atlántico). Los mares cerrados carecen de salida al océano porque están en una depresión y son relictos de grandes mares continentales desaparecidos: mar Caspio, mar Aral.

Movimientos en mares y océanos
La enorme masa de agua que forma los mares y océanos de la Tierra está sometida a movimientos de diversa naturaleza, de forma parecida a como sucede en la atmósfera. El agua tiene menos densidad que el aire, pero más que la tierra.
Se pueden resumir estos movimientos en tres grupos: las olas y las mareas, que se perciben en la superficie, y las correientes marinas, que discurren por el interior y que son de una gran importancia en la determinación del clima.Las olas son producidas por los vientos que barren la superficie de las aguas. Mueven al agua en cilindro, sin desplazarla hacia adelante pero, cuando llegan a la costa y el cilindro roza con el fondo, inician una rodadura que acaba desequilibrando la masa de agua, produciéndose la rotura de la ola.

Los movimientos sísmicos en el fondo marino producen, en ocasiones gigantescas olas llamadas tsunamis.
Las mareas tienen una gran influencia en los organismos costeros, que tienen que adaptarse a cambios muy bruscos en toda la zona intermareal: unas horas cubiertas por las aguas marinas y azotadas por las olas, seguidas de otras horas sin agua o, incluso en contacto con aguas dulces, si llueve. Además, en algunas costas, por la forma que tienen, se forman fuertes corrientes de marea, cuando suben y bajan las aguas, que arrastran arena y sedimentos y remueven los fondos en los que viven los seres vivos. En la cercanía del litoral se suelen producir corrientes costeras de deriva, muy variables según la forma de la costa y las profundidades del fondo, que tienen mucho interés en la formación de playas, estuarios y otros formas de modelado costero.

La energía liberada por las olas en el choque continuo con la costa, las mareas y las corrientes tienen una gran importancia porque erosionan y transportan los materiales costeros, hasta dejarlos sedimentados en las zonas más protegidas. En la formación de los distintos tipos de ecosistemas costeros: marismas, playas, rasas mareales, dunas, etc. También influyen de forma importante los ríos que desemboquen en el lugar y la naturaleza de las rocas que formen la costa

Las corrientes marinas
Las mayores corrientes superficiales oceánicas en el mundo están causadas por los vientos dominantes. Las corrientes pueden ser frías, como la corriente de deriva del viento del oeste, o cálidas, como la corriente del Golfo. Las corrientes circulan en trayectorias llamadas giros, moviéndose como las agujas de un reloj en el hemisferio norte y al contrario en el sur.

El giro de la Tierra hacia el Este influye en las corrientes marinas, porque tiende a acumular el agua contra las costas situadas al oeste de los océanos, como cuando movemos un recipiente con agua en una dirección y el agua sufre un cierto retraso en el movimiento y se levanta contra la pared de atrás del recipiente. Así se explica, según algunas teorías, que las corrientes más intensas como las del Golfo en el Atlántico y la de Kuroshio en el Pacífico se localicen en esas zonas. Este mismo efecto del giro de la Tierra explicaría las zonas de afloramiento que hay en las costas este del Pacífico y del Atlántico en las que sale agua fría del fondo hacia la superficie. Este fenómeno es muy importante desde el punto de vista económico, porque el agua ascendente arrastra nutrientes a la superficie y en estas zonas prolifera la pesca.

En los océanos hay también, corrientes profundas. En estas el agua se desplaza por las diferencias de densidad. Las aguas más frías o con más salinidad son más densas y tienden a hundirse, mientras que las aguas algo más cálidas o menos salinas tienden a ascender. De esta forma se generan corrientes verticales unidas por desplazamientos horizontales para reemplazar el agua movida. En algunas zonas las corrientes profundas coinciden con las superficiales, mientras en otras van en contracorriente. Las corrientes oceánicas trasladan grandes cantidades de calor de las zonas ecuatoriales a las polares. Unidas a las corrientes atmosféricas son las responsables de que las diferencias térmicas en la Tierra no sean tan fuertes como las que se darían en un planeta sin atmósfera ni hidrosfera.

Relieve submarino e importancia economica de la plataforma continental.
1.La plataforma continental es la continuación de los continentes bajo las aguas, con profundidades que van desde 0 metros en la línea de costa hasta unos 200 m. 2.Ocupa alrededor del 10% del área oceánica. Es una zona de gran explotación de recursos petrolíferos y pesqueros.
3.El borde continental punto donde la plataforma continental cae abruptamente formando el talud continental.
4.El Talud es la zona de pendiente acentuada que lleva desde el límite de la plataforma continental hasta los fondos oceánicos. 5.Aparecen hendidos, de vez en cuando, por cañones submarinos tallados por sedimentos que resbalan en grandes corrientes que caen desde la plataforma al fondo oceánico.
6.El fondo oceánico tiene una profundidad de entre 2.000 y 6.000 metros y ocupa alrededor del 80% del área oceánica.
7.Las cadenas dorsales oceánicas son levantamientos alargados del fondo oceánico que corren a lo largo de más de 60.000 km.
8.En ellas abunda la actividad volcánica y sísmica porque corresponden a las zonas de formación de las placas litosféricas en las que se está expandiendo el fondo oceánico.
9.Las fosas abisales son zonas estrechas y alargadas en las que el fondo oceánico desciende hasta más de 10.000 m de profundidad, en algunos puntos. Son especialmente frecuentes en los bordes del Océano Pacífico y tienen gran actividad volcánica y sísmica porque corresponden a las zonas donde las placas se hunden hacia el manto.

Aguas continentales
Aguas continentales: se encuentran sobre los continentes. Considerando ciertas circunstancias pueden clasificarse como aguas continentales embalsadas, tales como lagos, lagunas, esteros, pantanos, bañados, y aguas continentales corrientes como sucede con los ríos, arroyos, torrentes, arroyuelos, filetes, etc.

Los rios:etapas de juventud, madurez y viejes

Potamología
Estudia las características, el comportamiento, la distribución, el aprovechamiento, considerando los agentes que aportan agua (lluvias, deshielo, aguas subterráneas, excedentes lacustres y el aprovechamiento de los cursos fluviales). Un curso fluvial o río es el caudal de agua (Q) que se desplaza por un cauce que se encuentra en el perfil más bajo del paisaje. De este modo la existencia de un curso de agua indica el punto más bajo de una zona.

La existencia de un río es posible siempre que se cumpla la siguiente relación:
Q = P o I + E donde Q = caudal, Pr = precipitaciones, I = infiltración, E = evaporación

Tramos de un río.

Los ríos tienen los siguientes tramos:
Curso superior o cabecera: es el sector donde se inicia el curso fluvial a partir del área dispersora (una montaña, loma, parte elevada de una ondulación del terreno...) hasta que se conforma el río propiamente dicho considerando los agentes que aportan el agua.

Elementos de un río.
Cuanto curso de agua exista, por anchuroso que sea hasta el más pequeño arroyuelo, tiene: un cauce o caja, dos orillas (que se determinan mirando el eje del río y considerando la dirección de escurrimiento: derecha e izquierda), dos márgenes,(que se determinan igual que las orillas), una pendiente (sea longitudinal o la inclinación general del terreno en dirección a un nivel de base), una dirección (determinada según los puntos cardinales desde dónde proviene y hacia donde desemboca), un eje del río (el medio del río), un caudal (Q = cantidad de agua que pasa por un lugar en un segundo = m3/s.), una vaguada (la parte más profunda), cuenca (el área, la superficie influenciada por el río), un cauce de inundación (afectaría a todo el espacio influenciado en el momento de Q máximo durante una gran crecida) y una anchura o la distancia medida entre las dos orillas.

Pendiente fluvial.
Esta expresión tiene dos acepciones diferentes que es menester distinguir cuidadosamente:
a- se refiere a la inclinación general del terreno a partir del área dispersora en dirección al nivel de base. Esta acepción permite considerar los siguientes drenajes: exorreico (al océano, mar), endorreico (un lago, laguna, depresión,) o ureico (se infiltra el Q) b- indica la diferencia de altura entre la dorsal del área dispersora y el nivel de base. Es el conocido perfil longitudinal de un río (se considera sobre el primer eje la altimetría y sobre el otro la planimetría).

Los ríos que suelen tener una pendiente importante suelen formar valles angostos. Cuando la pendiente es de baja angularidad el río se ensancha y algunos casos se anastomosa o tiene terrazas fluviales. Si el río recorre ambientes estrechos producto, de fracturas geológicas o erosiones retro cedentes intensas, se forman los cañones. En las áreas dispersoras que poseen faldeos asimétricos en sus cimas puede producirse el fenómeno de captura, es decir, que el río de mayor pendiente erosiona con mayor intensidad la dorsal y hace cambiar de dirección a las aguas que se escurren por la pendiente más suave.

Sistema fluvial.
De acuerdo al principio de Playfair un río existe en tanto cuanto exista un sistema interconectado de valles. Esto implica la existencia de:
1. Un río colector final: que recibe todas las aguas de la cuenca. Ej.: el río de la Plata.
2. Un tributario es el curso de agua que llega de alguna manera al colector final.
3. Un afluente es el curso de agua que se vuelca en un colector.
4. Un subafluente (S1) vuelca sus aguas en el afluente, y así sucesivamente: S2, S3,
5. La confluencia es el lugar de unión donde un tributario vierte sus aguas en el receptor.
Cuando al avenamiento se le agrega la consideración de la superficie territorial afectada por el río se habla de cuenca fluvial y se la precisa citando la cantidad de kilómetros cuadrados influenciados por el sistema fluvial. Ej.: la cuenca del río de la Plata tiene unos cuatro millones de km2.

Trabajos que realiza un río.
El agua en movimiento realiza una serie de trabajos o acciones modificadoras que influyen sobre el modelado de la corteza terrestre. En los diferentes tramos fluviales un trabajo suele predominar sobre los otros. Los trabajos son:

Erosión: es la quita de un cierto volumen de material continental existente en un sector fluvial.
Esta pérdida de volumen está de acuerdo con las condiciones litológicas del lugar y capacidad erosiva del río. Los terrenos compactos sufren menos la erosión que los menos consolidados. Si a las condiciones del terreno agregamos la angularidad de la pendiente junto con el Q se pueden considerar distintas alternativas de erosión:
1. Gran pendiente y gran caudal: posible gran erosión.
2. Gran pendiente y poco caudal: posible escasa erosión.
3. Pendiente escasa y gran caudal: erosión proporcional a Q.
4. Escasa pendiente y poco caudal: escasa erosión.

Dentro del curso fluvial la erosión puede efectuarse en forma:
1. Lateral: desgastando las orillas, por consiguiente, ensanchando el cauce y afectando el cauce de inundación. Le quita profundidad al río. Ocurre en las zonas donde es baja la angularidad del pendiente y temporalmente significativo el Q.
2. Vertical: produciendo un efecto serrucho, desgasta ahondando el lecho del río con relación al ancho del mismo. Ello significa que lentamente lo va encajonando, el valle recorrido no será tan amplio, ancho. Ocurre en las zonas de gran pendiente.
3.Retrocederte: desgastando el cauce en dirección de la cabecera, hacia el área dispersora. Esto ocurre cuando existe un brusco cambio de pendiente en el curso fluvial o una considerable angularidad en la pendiente.
El transporte: de los materiales erosionados. Este trabajo está en función de varios elementos que se han de considerar como: la capacidad de tracción que posea el Q de agua (depende de la pendiente y de Q), la pendiente de escorrentía y el peso del material transportado.

El transporte se realiza en diversas formas:
- Flotación: el escaso peso del material transportado impide que se sumerja. Puede quedar varado en una orilla baja como la resaca o por chocar contra un obstáculo flotante (camalotes, troncos,).
- Suspensión: el fragmento de material erosionado tiene poco peso, es de grano fino y la fuerza de tracción es lo suficientemente significativa como para "llevarlo en el agua". Tal es el caso de las arcillas, de los coloides,
- Saltación: por su peso el material erosionado se desplaza por el fondo del lecho fluvial y es arrastrado por la fuerza de tracción que allí posee el agua. Cuando choca contra algún obstáculo del fondo lo salva "saltándolo".

- La sedimentación o depositación: cuando la fuerza de tracción es superada por el peso del material transportado se produce la decantación. Por gravedad el material deja de circular, de ser transportado, se frena, se estaciona en algún lugar. Los materiales gruesos quedarán cerca de su zona de origen: son los sedimentos aluviales. Los materiales finos, livianos, serán llevados a grandes distancias: son los sedimentos aluviales. A lo largo del recorrido fluvial la relación entre la capacidad de tracción fluvial y la gravedad determinarán la denominada selección granulométrica.

La ruptura de la pendiente fluvial.
Debido al proceso tectónico que puede acaecer en algún sector de la corteza terrestre y considerando el tipo de material geológico allí existente se pueden producir en pocos metros de recorrido fluvial desniveles de diversas magnitudes conformando:
- Las cataratas son amplias caídas de agua con un desnivel que superan los 15 m.
- Los saltos son caídas de agua entre los 15 m. y el 1,5 m.
- Los rápidos son desniveles inferiores al 1,5 m.
- Las cascadas son caídas de agua angostas que se producen desde muy diversas alturas.

Partes de los Ríos

Cause: Es el canal situado en el fondo del valle, por donde fluye el agua.

Cuenca: Es el área total que drena o desagua un río y su influencia.

Caudal: Es la cantidad del agua que pasa por un punto dado del cause en un intervalo o unidad de tiempo, medida en metros, cúbicos por segundos crecida durante las lluvias.

Régimen: Es la variación del caudal que sufre el rió en un periodo determinado; depende del clima del tipo del suelo y de la vegetación.

Delata: Es la formación resultante de la acumulación de enorme cantidades de sedimentación que los ríos depositan en sus desembocación y que no son removidas por mares fuertes.

Estuario: Es la desembocadura de un río en forma de V. Que ha sido ensanchada por la acción de las mareas.

Afluente: Es el arroyo torrente o río que desemboca en otro de mayor curso y caudal.

Confluencia: Es el lugar de la superficie terrestre donde se unen dos corrientes o agua.

Los regímenes fluviales.

Aguas terrestres como recurso vital.

Limnología
En esta ciencia se estudia las aguas que se acumulan o embalsan en las distintas depresiones que se formaron en la corteza terrestre.
Considerando su origen, el comportamiento, el régimen fluvial y los biomas litorales se pueden distinguir:

Freatología
Las aguas originadas en las lluvias o en los deshielos suelen infiltrarse en zonas donde existen suelos permeables.
La calidad inicial del agua se ve modificada con un enriquecimiento mineral causado por la disolución de los elementos químicos naturales existentes en el suelo o en el subsuelo.

Glaciología
En estos momentos de la historia geológica de la Tierra cerca del 15% de la superficie terrestre está cubierta por hielos: la Antártida, Groenlandia, los campos de hielo de distintos continentes. Un glaciar es un aparato dinámica constituido por una masa de hielo que se desliza por una pendiente a una velocidad determinada (volumen de hielo y porcentual de pendiente)

Aguas Subterráneas
Con frecuencia, el agua subterránea es más barata, más conveniente y menos vulnerable a la contaminación que las aguas superficiales. Por lo tanto, estas aguas son comúnmente usadas para el abastecimiento de agua; en algunas áreas (regiones áridas), las aguas subterráneas pueden ser la única opción. Los hidrólogos estiman el volumen de agua almacenada subterráneamente a través de mediciones de los niveles de agua en los pozos locales y estudiando la geología local. De esta manera, determinan la extensión, profundidad y espesor de los sedimentos y rocas con agua. El agua subterránea es menos visible que las aguas de los ríos y lagos, pero es más insidiosa y difícil de limpiar. La contaminación de las aguas subterráneas resulta frecuentemente como resultado de una inadecuada eliminación de los desechos sobre el suelo. Entre las principales fuentes se encuentran los productos químicos industriales y del hogar, la basura en los rellenos sanitarios, las lagunas de desechos industriales, las colas y aguas usadas en las minas, los derrames de tanques de almacenamientos y tuberías, los lodos cloacales y sistemas sépticos.

Los hidrólogos dan lineamientos para la localización de pozos de vigilancia alrededor de lugares de eliminación y toman muestras de ellos a intervalos regulares para determinar si los lavados están contaminando las aguas subterráneas. En lugares contaminados, los hidrólogos pueden tomar muestras de suelo y agua para identificar el tipo y extensión de la contaminación.

El ciclo hidrologico
Se pudiera admitir que la cantidad total de agua que existe en la Tierra, en sus tres fases: sólida, líquida y gaseosa, se ha mantenido constante desde la aparición de la Humanidad. El agua de la Tierra que constituye la hidrósfera se distribuye en tres reservorios principales: los océanos, los continentes y la atmósfera, entre los cuales existe una circulación contínua el ciclo del agua o ciclo hidrológico. El movimiento del agua en el ciclo hidrológico es mantenido por la energía radiante del sol y por la fuerza de la gravedad.

El ciclo hidrológico se define como la secuencia de fenómenos por medio de los cuales el agua pasa de la superficie terrestre, en la fase de vapor, a la atmósfera y regresa en sus fases líquida y sólida. La transferencia de agua desde la superficie de la Tierra hacia la atmósfera, en forma de vapor de agua, se debe a la evaporación directa, a la transpiración por las plantas y animales y por sublimación (paso directo del agua sólida a vapor de agua).

El agua como recurso vital
El agua es un recurso vital para los seres humanos ya que todos tenemos un 70 % de agua como parte del peso de nuestros cuerpos. Sin agua dulce a los seres humanos nos sería imposible subsistir. Una persona necesita para vivir cinco litros de agua por día. En las ciudades civilizadas cada individuo consume entre 200 y 400 litros diarios.

Si bien existen diez millones de argentinos que aún no tienen acceso al agua potable de red, un argentino de clase media consume treinta veces más que el mínimo considerado suficiente; el doble que un estadounidense; casi el triple que un japonés y cinco veces más que un europeo. Y aún cuando gran parte de la humanidad carece de agua potable, en países como el nuestro se utiliza este escaso elemento tanto para lavar el auto o la vereda como para beber o cocinar.

El agua que bebemos
El agua que bebemos recorre un largo camino antes de llegar hasta nuestros vasos o hasta que se incorpore en el mate de cada mañana. Si tenemos la suerte de vivir en una región servida con un sistema de agua de red, se supone que beberemos agua realmente potable. En principio, algunas instituciones del Estado o alguna empresa especializada se habrán encargado de purificar y filtrar el agua antes de iniciar el proceso de distribución domiciliaria. Éste es un proceso bastante costoso. En cambio, si vivimos en el campo o en zonas suburbanas que carecen de una red de distribución y de servicios cloacales, tendremos que extraer directamente el agua de napas subterráneas o de algún curso superficial, consumiéndola sin someterla a un tratamiento adecuado de purificación.

A veces nuestro propio pozo ciego contaminará las napas de las que nos servimos. Es casi seguro que en nuestra copa, sin saberlo, tendremos materia orgánica disuelta, algunos nutrientes aptos para la producción de algas, pero poco provechosos para nuestro organismo; bastantes bacterias de origen fecal; determinados virus; un buen número de protozoarios y huevos de helmintos (parásitos) o algunos elementos tóxicos. Realmente es difícil beber agua pura. Cuanto más pobre es la gente peor será el agua que beberá.El agua es un elemento vital para los seres vivos, pero los humanos no sólo la necesitan para sus necesidades de bebida e higiene. Sus rutinas domésticas dependen en buena medida de la provisión de agua; sin ella surgirían más problemas sanitarios y por ende mayor número de enfermedades, las fábricas se detendrían, y la agricultura se vería seriamente comprometida.

La necesidad de comprender estos temas y ajustarnos a la disponibilidad de este líquido elemento nos lleva a plantear algunas sencillas estrategias:
Hervir el agua entre uno y cinco minutos es un método muy simple para purificarla. Por este sistema desaparecen los microbios y bacterias, pero se puede concentrar la materia inorgánica. Otra opción consiste en agregar una o dos gotas de lavandina o cloro por cada litro de agua a beber. Cumplen la misma función algunas gotas de yodo. No olvide dejarla descansar una hora antes de utilizarla. Evitar el consumo de agua innecesario. Al lavar los platos o cepillarnos los dientes dejando correr el agua durante todo el tiempo, puede ocasionarse un gasto muy importante de la misma. Una canilla abierta deja en promedio entre 12 y 22 litros de agua en el desagüe por minuto. Asimismo deberíamos usar la menor cantidad de agua para lavar la vereda o el auto.

No nos olvidemos que estamos empleando agua que ha sido sometida a un proceso de potabilización. Si se usaran escobas, en lugar de mangueras para limpiar las veredas se ahorrarían cientos de litros de agua potable. Si tiene jardín, riegue cuando la demanda de agua es menor. Si existen, respete los horarios de riego. Si es necesario emplee agua de bombeo para evitar consumir aguas tratadas. De esta manera regará con agua más barata. En el invierno, no deje abierta las canillas para que no se escarchen los caños, ya que la pérdida de agua es importantísima, provocando además planchones de hielo peligrosos para los transeúntes.

Ducharse en vez de bañarse. La ducha consume menos de una cuarta parte del agua que se gasta en llenar la bañadera (sin contar con la energía que requiere su calentamiento). En una ducha de cinco minutos se gastan 100 litros de agua. En un baño de inmersión el doble. Poner en marcha lavarropas y lavavajillas sólo cuando tengan la carga completa. Prescindir del prelavado y dar preferencia a los ciclos cortos. La tendencia en el diseño de artefactos electrodomésticos modernos es que ya lleven incorporados dispositivos de ahorro de agua y electricidad. Reparar las canillas que gotean y los depósitos que no cierren bien. Aunque parezca mentira, una gota por segundo se convierte en 30 litros al día. Una canilla mal cerrada o con una pérdida pequeña que llene un pocillo de café en 10 minutos, va a representar en un año 11.350 litros de agua tratada que se irá por las cañerías. Si el que está descompuesto es su inodoro, es probable que se derrochen 83.300 litros de agua por año.

No contaminemos el agua. Evitemos el uso excesivo de agroquímicos y fertilizantes en el jardín. De esta manera no fomentaremos más contaminación. Evitemos también tirar por las cañerías los aceites de las frituras. No hagamos un aporte a las inundaciones barriendo la basura de las veredas a la calle. En lo posible, tratemos de tirarla junto con otros residuos en los puntos de recolección de los mismos y evitaremos así que las bocas de tormenta se tapen.