Los fenómenos (elementos y factores) que determina la clasificación climática mundial.
Factores geográficos:

Latitud. Influye en la temperatura, ya que a mayor latitud menor temperatura y mayor presión atmosférica. Los vientos circulan de los polos al Ecuador y viceversa a consecuencia de la latitud. Como la latitud se encuentra en relación directa con la temperatura y con la circulación de los vientos, la nubosidad aumenta en las zonas de convección de masas húmedas y frentes y, por consiguiente, la precipitación aumenta. La latitud, la radiación solar, los movimientos y la forma de la Tierra, así como la inclinación del eje terrestre, son los responsables directos de las zonas térmicas.

Los climas de México.
Nuestro país tiene una gran diversidad de climas debido al relieve y a que los dos océanos intervienen en la configuración climática del país. En razón de estas condiciones particulares, la clasificación climática de Köppen fue modificada por la Dra. Enriqueta García, tomando en cuenta las características topográficas que afectan la circulación de los vientos, así como los factores climáticos de humedad y precipitación.

La vida en la Tierra se desarrolla y ha evolucionado en una capa de tan sólo unos cuantos kilómetros de espesor. A esta delgada, dinámica y frágil capa que envuelve la superficie de nuestro planeta se le denomina biosfera (la esfera de la vida) o ecósfera (nuestra casa). Es aquí en donde se interrelacionan, de manera compleja, los procesos químicos, físicos y biológicos derivados de la estrecha relación entre la capa superficial de la litosfera (las rocas y los suelos), la hidrosfera (los mares, ríos y océanos) y la atmósfera (los fenómenos meteorológicos y los climas). También se le denomina epidermis de la Tierra, es decir, la delgada piel que cubre a nuestro planeta, en donde habitamos como una especie más, ejerciendo en ella un papel importante en su transformación a través de las actividades que realizamos para producir nuestros bienes y satisfacer nuestras necesidades. De allí que la biosfera o ecósfera sea de singular importancia para nosotros y para el futuro de nuestra especie.

Es en esta epidermis en donde la energía solar se constituye como el motor esencial del mantenimiento de la vida, al producir la fotosíntesis y regular el ciclo del oxígeno, pues sin estos procesos no existiríamos junto con los otros organismos que habitan el planeta. Además, la distribución de los organismos vivos en el planeta es diferenciada y desigual debido a los muy diversos factores y fenómenos que hemos estudiado en la Unidad I y a lo largo de esta unidad. El clima juega un papel fundamental como síntesis de estos factores y fenómenos, pues organiza espacial y temporalmente la estructura y función de los ecosistemas y los paisajes que resultan de la biodiversidad.

La biogeografía es una especialidad científica que estudia la organización espaciotemporal y la dinámica de los seres vivos que habitan los paisajes y conforman los ecosistemas. Estos últimos son un modelo utilizado por los biólogos y ecólogos para explicar la cadena de relaciones que se establece, en un lugar dado, entre los seres vivos y su medio. La biogeografía permite entender la organización espacial de los seres vivos en relación con su medio desde dos puntos de vista, enfoques o aproximaciones, principalmente. El primero aborda el estudio de la distribución en el planeta de las especies en forma aislada. Así, es posible entender cómo y por qué los individuos de una misma especie (vegetal o animal) se organizan en comunidades localizadas en ciertas regiones y no en otras. Un ejemplo sería la distribución del jaguar, felino que requiere de condiciones naturales específicas para poder sobrevivir. Otro caso sería el de las diversas variedades de árboles de pino que conforman comunidades vegetales (pinares) en ciertas áreas, bajo condiciones propicias para que se desarrollen como tales.diversidad.

Clima como factor determinante.

Vivimos hoy una serie de cambios drásticos en el lugar en donde habitamos, la epidermis de la Tierra, la biosfera o ecósfera. El impacto sobre esta delgada capa ha sido, sin duda alguna, producto de nuestro paso por el planeta. Las transformaciones que hemos provocado en la naturaleza, base de nuestra propia sobrevivencia, han sido tan dramáticas que hoy comenzamos a padecerlas. El papel que ha jugado el ser humano en las modificaciones y en el deterioro de la biosfera permite afirmar que actualmente se vive una nueva era geológica llamada Antropoceno (anthropos: hombre; kainós: nuevo), marcado por el cambio global que la humanidad ha impuesto sobre la biosfera. El término cambio global se refiere al conjunto de modificaciones ambientales causadas por la actividad humana, haciendo especial referencia a las transformaciones en los procesos que determinan el funcionamiento del planeta. El cambio global comprende aquellas actividades que, aunque ejercidas localmente, tienen efectos que trascienden el ámbito local o regional, afectando el funcionamiento global de nuestro planeta.

El cambio global es más que un cambio climático, puesto que a lo largo de los últimos siglos las actividades humanas han generado efectos importantes y diversos en los sistemas naturales como los paisajes, además de haber modificado los grandes comportamientos ambientales (atmósfera, océanos, aguas continentales, suelos y bosques, entre otros), cuyos flujos de energía y materia determinan el funcionamiento del planeta.

Los cambios recientes en los ciclos de los elementos como el bióxido de carbono (CO2), el nitrógeno (N) y el azufre (S) son tan profundos que confirman que el Antropoceno constituye una nueva era geológica en la historia de nuestro planeta. Esta era inició a finales del siglo xviii con el invento de la máquina de vapor, el inicio de la industrialización basada en el uso de combustibles fósiles, la explosión demográfica y el inicio del aumento de las concentraciones de bióxido de carbono y metano en la atmósfera.

Algo que es sumamente importante dejar por sentado, antes de pasar al siguiente inciso, es reconocer que el cambio es consustancial al planeta Tierra que, a lo largo de sus miles de millones de años de historia, ha experimentado cambios más intensos de los que se viven hoy. De hecho, muchos de los cambios que han sucedido en la biosfera o ecósfera en el pasado han sido provocados por otros organismos. Tal es el caso, por ejemplo, del papel que jugaron las bacterias que, debido a su capacidad de producir la fotosíntesis, permitieron el cambio paulatino de una atmósfera pobre en oxígeno y con una alta irradiación ultravioleta, a otra en donde la biosfera se vio envuelta por una atmósfera con 21% de oxígeno y con una capa de ozono que frena la entrada de los rayos ultravioleta. Sin embargo, los cambios que hoy se viven de manera acelerada y riesgosa para nuestra propia existencia han sido provocados por otra especie, la humana, que ha dejado profundas huellas en su paso por la Tierra. Por ello, es muy importante estudiar las transformaciones que hemos hecho a nuestra casa (ecósfera) mediante el análisis de los cambios generados en sus regiones naturales.

Relación clima-suelo-vegetación.
Tres son los factores que nos ayudan a explicar la distribución de las regiones naturales o biomas en el mundo, debido a que éstos sintetizan las relaciones críticas entre el medio abiótico (clima, suelo, etc.) con el medio biótico (organismos vivos), esto es, la relación entre el clima, el suelo y la vegetación. Así, es posible afirmar que los tipos de vegetación son el resultado del clima dominante a lo largo del tiempo en un área determinada, y que los suelos sostienen a estos tipos de vegetación al ser los medios que proveen los nutrientes necesarios para su existencia y desarrollo. La desigual distribución de los climas y los suelos en el planeta ha dado lugar a las regiones naturales, en donde los tipos de vegetación se expresan como la síntesis de estas complejas relaciones. Irradiación ultravioleta. Es la radiación electromagnética cuya longitud de onda va desde 0.39 hasta 0.01 micras y suelen llamarse irradiaciones de luz invisible; en el espectro ocupan la posición intermedia entre las ondas de luz violeta visible (más largas) y las de rayos x (más cortas).

Selva : Clima; Af,el tipo de suelo es, Laterítico, su vegetación y fauna es; Árboles altos, denso follaje; monos, insectos y aves, sus actividades económicas a realizar son; Caza, pesca, recolección de frutos, la localización geografica; Cuenca del Amazonas, llanuras de Centroamérica, cuenca del Congo, costas del Golfo de Guinea, Indonesia, Malasia, Nueva Guinea.

Bosque tropical: Clima;Am, el tipo de suelo es; Laterítico aluvial y Gleysol, vegetación y fauna; Maderas preciosas: caoba, ébano; reptiles y felinos, las actividades económicas son; Explotación de madera, caza,plantaciones tropicales, la localización geografica; Sureste de Asia.

Sabana : Clima; Aw, el tipo de suelo; Laterítico, su vegetación y fauna; Pastos altos y árboles dispersos; en África, leones, elefantes jirafas, cebras, rinocerontes actividades económicas;Ganadería y agricultura, plantaciones tropicales, se encuentra localizado en ; Sur de México, islas del Caribe, cuenca del Orinoco, región del Sudán, parte de India e Indochina y norte de Australia.

Estepa : Clima; BS, el tipo de suelo; Chesnut, vegetación y fauna; Pastos dispersos; camello, yak, lobos, ovejas, cabras, caballos, actividades económicas; Pastoreo y
ganadería; agricultura con riego, se encuentra localizado en; Circundando los desiertos de Asia central, China y Mongolia.

Desierto: Clima; BW, el tipo de suelo; Xerozem, vegetación y fauna; Arbustos espinosos, cactáceas; camellos, caballos, reptiles, arácnidos, actividades económicas ; Recolección de plantas, pastoreo, agricultura de riego, se encuentra localizado en; Sur de EUA y norte de México; norte de Chile, norte y sur de África, Península de Arabia, China y centro de Australia.

Mediterránea: Clima; Cs, el tipo de suelo; Chesnut, vegetación y fauna; Matorrales, laurel, nopaleras, palmeras datileras; animales domésticos, actividades económicas; Cultivo de vid, olivo, cítricos; ganadería; industria, se encuentra localizado en; Sur de Europa y norte de África; California, centro de Chile, suroeste de África y Australia.

Pradera: Clima; Cw, el tipo de suelo; Podzol griscafé, vegetación y fauna; Pastos y árboles frutales; animales domésticos, sus actividades económicas; Ganadería, agricultura, industria, se encuentra localizado en; Centro de EUA, norte de México, valles andinos, centro de Europa, este de China.

Bosque: Mixto y de coníferas, clima; Cf, el tipo de suelo; Amarillo, Podzol, Chernozem, vegetación y fauna; Coníferas y árboles caducifolios como el encino y el roble; venado, coyote, zorro; águila, halcón, actividades económicas; Explotación forestal, agricultura, se encuentra localizado en; Noroeste de EUA y suroeste de Canadá, Europa occidental y montañas de las zonas templadas.

Taiga: Clima; Df , el tipo de suelo; Podzol con turba, vegetación y fauna; Bosque mixto y de coníferas; alce, hurón, armiño, marta, castor, osos, actividades económicas; Explotación forestal; cría de zorro, armiño, etc.; industrias forestales, se encuentra ubicado en; Centro de Canadá, norte de Europa, centro de Siberia, Alaska.

Tundra: Clima; Et, el tipo de suelo; Tundra, vegetación y fauna; Musgos, líquenes y coníferas enanas; renos, osos y lobos, actividades económicas; Pastoreo de renos, caza de focas y pesca, se encuentra ubicado en ; Norte de Alaska y del Canadá; costas de Groenlandia, norte de la Península Escandinava, norte de Asia.

Distribución de la población mundial y de nuestro país.

La distribución de la población se ve afectada por factores geográficos tales como: el clima, el relieve, la hidrografía, el suelo y la vegetación.

a) Clima. Las áreas más pobladas del mundo se localizan en las zonas templadas del planeta con periodos largos de lluvia, debido a que favorecen las cosechas. Todo lo contrario sucede en las zonas con climas desérticos, tropicales o de tundra, en donde generalmente existe menor población.
b) Relieve. Las áreas planas como las altiplanicies, las llanuras y las mesetas son las más pobladas, debido a que la topografía facilita las actividades agropecuarias y la construcción de viviendas y de vías de comunicación. También se encuentran densamente poblados los valles fluviales, como el del Ganges en India, el Mississippi en EUA, el Paraná en Argentina, etcétera.
c) Hidrografía. Desde tiempos remotos, las primeras grandes ciudades se asentaron en áreas próximas a los ríos, debido a la disposición de agua, un recurso esencial para el ser humano. Algunos ejemplos son el florecimiento del antiguo Egipto, asentado cerca del Nilo, la ciudad de Bagdad en Irak a la orilla del río Tigris y el florecimiento de Basora, la ciudad portuaria de Irak asentada en la unión entre el Tigris y el Éufrates, en donde se forma el canal Shatt-al-Arab.
d) Suelo. Los suelos con abundante materia orgánica favorecen la agricultura, en tanto que las áreas con riquezas mineras permitieron el florecimiento de ciudades como Guanajuato, Hidalgo y Chihuahua en México.
e) Vegetación. Las zonas de pradera, sabana o de bosques mixtos son lugares muy poblados, debido a que en éstas se pueden realizar actividades agropecuarias, a diferencia de las zonas desérticas, de selva o tundra.

Las zonas biogeográficas de México.
El territorio mexicano se encuentra comprendido en dos de las regiones o provincias biogeográficas que se distribuyen en el planeta: la Neártica y la Neotropical. La provincia Neártica abarca todo el norte del país incluyendo a la Península de Baja California –con excepción de las costas del Pacífico mexicano–, desde Sinaloa hasta Chiapas y las costas del Golfo de México, desde el sur de Tamaulipas hasta Quintana Roo . La región Neártica incluye a los desiertos y las montañas templadas del norte del país, mientras que la región Neotropical abarca las costas tropicales, el centro, sur y sureste del país a partir del Eje Neovolcánico Transmexicano. Sin embargo, en una zonificación más detallada de los biomas mexicanos se reconocen cinco zonas biogeográficas: 1) la zona árida y semiárida; 2) la zona templada sub-húmeda; 3) la zona templada húmeda; 4) la zona tropical cálida subhúmeda, y 5) la zona tropical cálida húmeda. Dichas zonas están determinadas por los regímenes de temperatura y
precipitación anual, por la latitud y altitud, por los suelos predominantes y por el relieve. La vegetación que cubre a cada una de estas zonas es resultado de la historia geológica reciente del país y de cada una de las zonas biogeográficas, por lo que se puede decir que la vegetación predominante en cada una de éstas es la síntesis de la historia del medio natural.

Las llanuras costeras de Veracruz constituyen un ejemplo de lo que aquí denominamos región natural. Con un clima cálido húmedo tropical, con abundantes lluvias durante el verano y parte del otoño que se desarrollan en forma de tormentas tropicales y con un número variable de ciclones que azotan sus costas, principalmente al final del verano y durante el otoño, las llanuras costeras veracruzanas tienen un relieve plano y de baja altitud, en un rango altitudinal que va de los 0 m.s.n.m. a los 250 m.s.n.m. Durante el invierno y parte de la primavera, estas llanuras son afectadas por frentes fríos que provienen del polo norte y que, al cruzar por el Golfo de México se tornan húmedos, produciendo los llamados “nortes” con fuertes vientos en forma de rachas y con lluvias que pueden durar más de tres días. La temperatura baja drásticamente durante estos días.

Cambios en la atmósfera debido al desarrollo humano.

Actividades económicas del ser humano.

Los cambios en las economías nacionales, así como las diferencias en los niveles de desarrollo de un país a otro, se traducen en una activa y dinámica movilidad migratoria en gran escala. Los movimientos migratorios pueden ser de las regiones rurales a las grandes ciudades, o de los países subdesarrollados a los países desarrollados. La actividad migratoria en el mundo ha llevado a las naciones a establecer e implementar diversos mecanismos de control migratorio, como las políticas de protección a los migrantes a nivel internacional.

En cuanto a los procesos migratorios de zonas rurales a urbanas, los especialistas han encontrado un dato revelador: argumentan que en el año 1950,29% de la población mundial vivía en áreas urbanas, mientras que en 1990 esta cifra llegó a 43%. Las mismas proyecciones demográficas muestran que en el año 2000, dicha población se incrementó a más de 50%. De acuerdo con esos estudios demográficos, enfocados hacia la población infantil, para el año 2020 habremos de registrar en América Latina una población mayor a 300 millones de niños que viven en las ciudades.
La migración global o mundial se define como la constante movilidad de población de un país a otro, en búsqueda de mejores oportunidades de desarrollo, así como un aumento en los niveles de bienestar. En términos generales, más de ciento treinta millones de personas se desplazan constantemente de un país a otro.

Las actividades económicas son todas aquellas que realiza el hombre para satisfacer sus necesidades individuales y colectivas, como la alimentación, el vestido, la vivienda, el drenaje, las escuelas y la seguridad pública, entre otras. Debido a que el hombre puede echar mano de los recursos naturales para satisfacer sus necesidades, debe establecer también políticas para economizar dichos recursos y actividades. Ésa es la importancia de la economía.
Clasificación de las actividades económicas
En términos generales, las actividades económicas son de tres tipos y se verán a continuación.

Distribución de la población mundial.

La población total en el mundo ha experimentado un fuerte incremento que pone de manifiesto grandes retos a enfrentar por parte de todos nosotros para el presente y el futuro. No obstante, existen grandes diferencias en cuanto a la distribución y las características de la población de una región a otra, y de un país a otro, que obedecen a diversos factores de índole social, cultural, político y económico.

De manera general, podemos mencionar que las medidas y políticas demográficas son muy diferentes en los países desarrollados y no desarrollados. Por ejemplo, en las regiones más desarrolladas del mundo, como América del Norte, Japón, Europa y Australia, Nueva Zelanda, viven alrededor de 1 120 millones de personas. Gracias a estudios demográficos modernos, sabemos que en dichas regiones la población total se ha mantenido a una tasa de crecimiento de 0.3% anual. Debido a las políticas demográficas adoptadas en esas regiones, los especialistas estipulan que dicha tasa experimentará un decremento hasta menos de cero anual antes del año 2030.

Por otra parte, en las regiones y los países menos desarrollados, que experimentan graves problemas económicos a causa de endeudamientos y tasas de interés que rebasan su capacidad de pago, la cual se traduce en inestabilidad pol1tica y social, los especialistas han esti­mado una cantidad de 4 600 millones de personas actualmente. También han estipulado que la tasa de crecimiento de la población en los países subdesarrollados se ha mantenido cercana al l. 7% anual. Se cree que durante los próximos 30 años, 98% del incremento poblacional a nivel mundial se generará en los países menos desarrollados, de seguir con las políticas demográficas instauradas y adoptadas hasta ahora. Por ejemplo, el promedio calculado de la tasa de crecimiento para el continente africano es de aproximadamente 2.7% anual.

En América Latina y el Caribe reside aproximadamente 8% de la población total de habitantes de la Tierra. Es importante mencionar que de los 484 millones de personas que viven en esta región, más de la mitad se encuentran sólo en dos países: Brasil y México. Afortunadamente, las tasas de crecimiento poblacional para América Latina y el Caribe han disminuido en más de un tercio durante las últimas tres décadas.

En cuanto al indicador de esperanza de vida en América Latina, éste se aproxima al nivel de los países desarrollados. Por su lado, la mortalidad de lactantes se sitúa entre las más bajas de las regiones en vías de desarrollo de todo el planeta, lo cual indica en términos generales que las políticas públicas adaptadas en la región en materia de salud han sido satisfactorias. Las políticas en materia de educación y prevención social también han dado resultados satisfactorios, pero aún queda mucho por hacer. En América Latina y el Caribe las mujeres tienen en promedio de uno a tres hijos, lo cual se refleja en los niveles de vida y en una búsqueda de mejores niveles sociales de bienestar.

Los datos demográficos actuales estiman que vivimos cerca de seis mil millones de per­sonas en nuestro planeta y, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante cada año se pueden sumar 95 millones de seres humanos más, si no tomamos las medidas y precauciones necesarias. En ese sentido, la ONU ha revelado un dato sumamente alarmante. Con base en estudios y proyecciones demográficas, menciona que en el año 2050 el total de habitantes sobre la Tierra será de entre 7 700 y 11 200 millones de personas. Si bien ha estimado que para el conjunto de países menos desarrollados, el índice de crecimiento poblacional, que en 1990 era de 2 % anual, en el 2025 se reducirá a más de la mitad. El continente africano continuará siendo la región con el índice de crecimiento más alto, aunque para el año 2025 se ha estimado que se reducirá a 2.2% anual.

Movimiento nacionales e internacionales de la población.
Los cambios en las economías nacionales, así como las diferencias en los niveles de desarrollo de un país a otro, se traducen en una activa y dinámica movilidad migratoria en gran escala. Los movimientos migratorios pueden ser de las regiones rurales a las grandes ciudades, o de los países subdesarrollados a los países desarrollados. La actividad migratoria en el mundo ha llevado a las naciones a establecer e implementar diversos mecanismos de control migratorio, como las políticas de protección a los migrantes a nivel internacional.

En cuanto a los procesos migratorios de zonas rurales a urbanas, los especialistas han encontrado un dato revelador: argumentan que en el año 1950,29% de la población mundial vivía en áreas urbanas, mientras que en 1990 esta cifra llegó a 43%. Las mismas proyecciones demográficas muestran que en el año 2000, dicha población se incrementó a más de 50%. De acuerdo con esos estudios demográficos, enfocados hacia la población infantil, para el año 2020 habremos de registrar en América Latina una población mayor a 300 millones de niños que viven en las ciudades.
La migración global o mundial se define como la constante movilidad de población de un país a otro, en búsqueda de mejores oportunidades de desarrollo, así como un aumento en los niveles de bienestar. En términos generales, más de ciento treinta millones de personas se desplazan constantemente de un país a otro.

Sociedad económica y política.
Nuestro mundo se encuentra en constante transformación. La sociedad es sumamente dinámica y compleja a la vez, por lo que las transformaciones del espacio geográfico se presentan a ritmos acelerados y complejos para estudiados y realizar análisis detallados de sus procesos de cambio y evolución. Debido también al avance tecnológico, la vertiginosa transformación de nuestro espacio geográfico es cada vez más compleja y dinámica. El uso de las telecomunicaciones, como Internet, la comunicación satelital, así como la movilidad en el acceso a la información, han marcado verdaderas diferencias en la dinámica social, económica y política en nuestros tiempos, en comparación con la persistente hace sólo algunos años. El comercio nacional e internacional ya no se desarrolla de la misma manera que hace algunos años, cuando la aplicación de la tecnología era muy limitada. Actualmente, los grandes flujos financieros, las transacciones bancarias, el monitoreo de las exportaciones e importaciones, entre otros ejemplos, pueden hacerse desde una computadora portátil conectada a Internet.

Los cambios sociales, culturales y económicos han sido permeados por esta dinámica de transformación, pero si bien no todos los resultados son alentadores o tan satisfactorios como en un principio se creía, muchos de ellos tienen un valor muy grande en un mundo que demanda cada vez mayor compromiso con nosotros mismos, en beneficio de la sociedad en su conjunto, a nivel regional, nacional e internacional.

Contaminación atmosférica.
La atmósfera juega un papel muy importante en los procesos de cambio global, por ser la parte más dinámica de la biosfera y por ser altamente sensible a sus procesos biológicos y químicos, especialmente a las perturbaciones derivadas de las actividades humanas. Además, la atmósfera es el gran reactor químico de la Tierra, debido a su gran capacidad de oxidación. La característica envolvente del planeta permite que las emisiones de materiales a la atmósfera realizadas en un lugar o región tengan implicaciones a escala global.El uso de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas) genera cuantiosas emisiones de materia a la atmósfera, las cuales producen el aumento de emisiones de CO2 y de grandes cantidades de monóxido de carbono, azufre y nitrógeno, entre otros gases. El uso de estos combustibles también ha incrementado diez veces las emisiones de plomo y otros metales y compuestos orgánicos.

Los seres humanos utilizamos hoy en día más de 100,000 mil productos sintéticos (es decir, de origen industrial) que no estaban presentes en la biosfera antes del Antropoceno. En la actualidad se han identificado en la atmósfera más de un millar de estos compuestos sintéticos que contribuyen al efecto invernadero Otra fuente importante de contaminación atmosférica son los aerosoles o pequeñas partículas suspendidas en el aire producidas por las actividades del hombre, que intervienen en procesos tan importantes como la formación de nubes, la absorción y dispersión de la radiación solar y el transporte y depósito de elementos contaminantes. Estos aerosoles ejercen un efecto directo sobre la radiación solar, generando un fenómeno refrigerante en la atmósfera. En conjunto, los aerosoles desequilibran el balance de radiación y, por tanto, del clima, pero de forma contraria al cambio que ejerce el aumento de gases de efecto invernadero desde el siglo xix.

Otras fuentes de contaminación atmosférica son los millares de nuevos compuestos orgánicos emitidos por las diversas actividades humanas. Como ejemplos destacan el uso del ddt para el control del paludismo y ciertos detergentes y pesticidas utilizados en las industrias, los cuales tienen un potencial efecto nocivo en los ecosistemas, debido a que una vez que son emitidos se distribuyen en todos los medios (atmosférico, acuoso, vegetal, etc.). Incluso los productos farmacéuticos pueden ser nocivos, pues se encuentran en concentraciones nada despreciables en los ríos, en la tierra, en las plantas, en los animales e incluso en las personas. Esta contaminación conlleva a generar importantes riesgos para la salud humana, como las alergias, enfermedades respiratorias, desórdenes reproductivos, mutaciones, cáncer, etcétera.

Los efectos causados por los humanos en la biosfera o ecósfera durante los últimos 250 años, que hoy afectan a la Tierra en su conjunto y se manifiestan de manera diversa a nivel regional y local, han vuelto nuestro planeta más complejo y frágil. Hoy resulta difícil distinguir cuáles son los fenómenos y procesos puramente naturales en una era en la cual el hombre ha modificado la mayor parte de éstos (excluyendo algunos como los terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas), produciendo transformaciones drásticas que ponen en riesgo nuestro futuro. Por esta razón, resulta imprescindible entender los efectos provocados por el hombre en los rincones más apartados de nuestro planeta, esto es, en la diversidad de sus paisajes. En consecuencia, se hace necesario reconocer que el paisaje es una unidad espaciotemporal producto de las interrelaciones históricas del hombre con la naturaleza, y solamente entendiéndolo así podremos ser capaces de revertir –o al menos frenar– el grave deterioro que hemos provocado a la biosfera.