Los factores físicos que influyen la distribución de la población humana.

Distribución de la población en el mundo
La población total en el mundo ha experimentado un fuerte incremento que pone de manifiesto grandes retos a enfrentar por parte de todos nosotros para el presente y el futuro. No obstante, existen grandes diferencias en cuanto a la distribución y las características de la población de una región a otra, y de un país a otro, que obedecen a diversos factores de índole social, cultural, política y económica. De manera general, podemos mencionar que las medidas y políticas demográficas son muy diferentes en los países desarrollados y no desarrollados. Por ejemplo, en las regiones más desarrolladas del mundo, como América del Norte, Japón, Europa y Australia, Nueva Zelanda, viven alrededor de 1 120 millones de personas. Gracias a estudios demográficos modernos, sabemos que en dichas regiones la población total se ha mantenido a una tasa de crecimiento de 0.3% anual. Debido a las políticas demográficas adoptadas en esas regiones, los especialistas estipulan que dicha tasa experimentará un decremento hasta menos de cero anual antes del año 2030.

Por otra parte, en las regiones y los países menos desarrollados, que experimentan graves problemas económicos a causa de endeudamientos y tasas de interés que rebasan su capacidad de pago, la cual se traduce en inestabilidad pol1tica y social, los especialistas han esti­mado una cantidad de 4 600 millones de personas actualmente. También han estipulado que la tasa de crecimiento de la población en los países subdesarrollados se ha mantenido cercana al l. 7% anual.

Se cree que durante los próximos 30 años, 98% del incremento poblacional a nivel mundial se generará en los países menos desarrollados, de seguir con las políticas demográficas instauradas y adoptadas hasta ahora. Por ejemplo, el promedio calculado de la tasa de crecimiento para el continente africano es de aproximadamente 2.7% anual.

En América Latina y el Caribe reside aproximadamente 8% de la población total de habitantes de la Tierra. Es importante mencionar que de los 484 millones de personas que viven en esta región, más de la mitad se encuentran sólo en dos países: Brasil y México. Afortunadamente, las tasas de crecimiento poblacional para América Latina y el Caribe han disminuido en más de un tercio durante las últimas tres décadas.

En cuanto al indicador de esperanza de vida en América Latina, éste se aproxima al nivel de los países desarrollados. Por su lado,la mortalidad de lactantes se sitúa entre las más bajas de las regiones en vías de desarrollo de todo el planeta, lo cual indica en términos generales que las políticas públicas adaptadas en la región en materia de salud han sido satisfactorias. Las políticas en materia de educación y prevención social también han dado resultados satisfactorios, pero aún queda mucho por hacer. En América Latina y el Caribe las mujeres tienen en promedio de uno a tres hijos, lo cual se refleja en los niveles de vida y en una búsqueda de mejores niveles sociales de bienesta

Los datos demográficos actuales estiman que vivimos cerca de seis mil millones de per­sonas en nuestro planeta y, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), durante cada año se pueden sumar 95 millones de seres humanos más, si no tomamos las medidas y precauciones necesarias. En ese sentido, la ONU ha revelado un dato sumamente alarmante. Con base en estudios y proyecciones demográficas, menciona que en el año 2050 el total de habitantes sobre la Tierra será de entre 7 700 y 11 200 millones de personas. Si bien ha estimado que para el conjunto de países menos desarrollados, el índice de crecimiento poblacional, que en 1990 era de 2 % anual, en el 2025 se reducirá a más de la mitad. El continente africano continuará siendo la región con el índice de crecimiento más alto, aunque para el año 2025 se ha estimado que se reducirá a 2.2% anual.

Estructura de la población: Se refiere a la composición de la población total de una unidad territorial determinada, principalmente, por grupos de edad y de sexo. Se representa en gráficas en forma de pirámide de edades o por sexo.
De la misma manera que los indicadores demográficos, los aspectos sociales y económicos pueden agruparse en indicadores socioeconómicos. Éstos representan los diferentes niveles de bienestar de una sociedad en una unidad territorial y en un lapso determinados; son los siguientes:

Ingreso per cápita: Este indicador describe la cantidad promedio de dinero, principalmente en dólares estadounidenses, que percibe en un año por su trabajo cada uno de los habitantes de una unidad territorial determinada.

Calorías per cápita: Describe el suministro alimenticio que permite a una persona tener una actividad física moderada y una capacidad de desarrollo óptim..

Esperanza de vida al nacer: Se refiere al número de años que en promedio vive una persona en una unidad territorial y en un momento determinado.

Mortalidad infantil: Describe la mortalidad de los niños menores de un año en una unidad territorial determinada.

Alfabetismo: Es el porcentaje de la población de 15 años y mayor que sabe leer y escribir.

Diversidad étnica y cultural.

Cada población presenta ciertos rasgos que la caracterizan y que constituyen por sí mismos los elementos básicos de un paisaje social. La descripción de la población se lleva a cabo tomando en cuenta rasgos culturales, de estructura (raza, lengua, religión) y de movimiento (nacimientos, defunciones, migraciones). La población mundial difiere en características raciales, lingüísticas y religiosas, aun cuando está conformada por una sola (homo sapiens), existiendo diferentes grupos culturales o étnicos que presentan características antropológicas propias.

a) Etnia. Es el conjunto de características antropológicas que predominan en un grupo humano y se transmiten por medio de la herencia y de la memoria. Un grupo étnico comparte lengua, religión, costumbres, ideología, historia y forma de vida, aunque pueden existir ciertas diferencias al interior de éste (por ejemplo, la presencia de población protestante y católica entre los nahuas de Zongolica). Se observa además una gran diferencia en las características raciales de las poblaciones mundiales producto del mestizaje. El mestizaje es resultado de la variación racial debido a un intercambio biológico entre pueblos de diferentes etnias y del intercambio de costumbres o elementos culturales de poblaciones diferentes.

b) La lengua. La lengua o idioma es el conjunto de sonidos articulados con el que el humano expresa lo que piensa o siente. Es el elemento mediante el cual el hombre y la mujer trasmiten sus costumbres y forma parte de la identidad de un pueblo. El surgimiento de los dialectos se debe a modificaciones lingüísticas de carácter regional y, si éstas continúan transformándose, se originan nuevos idiomas. Por ejemplo, el latín originó varios dialectos, los cuales con el tiempo dieron origen a los idiomas español, francés, italiano, portugués y rumano, debido a lo cual a estos idiomas se les conoce como lenguas romance o latinas.

c) La religión. Es un sistema de creencias y dogmas acerca de la existencia del origen divino del mundo y de dioses o deidades. La religión establece normas morales que rigen a conducta individual y social de los pueblos. Al igual que el idioma, uniforma parte de la expresión cultural de los pueblos y se manifiesta como un vínculo social transmisor de la cultura y como un carácter distintivo de grupos étnicos y naciones. Las principales religiones en el mundo son las cristianas (católica, protestante y ortodoxa), el hinduismo, el islamismo, el budismo, el taoísmo y las religiones animistas.

Indicadores de población

Para comenzar el estudio de la geografía de la población, es necesario primero revisar los siguientes conceptos demográficos que son fundamentales al realizar cualquier trabajo de índole poblacional a escala territorial. Dichos indicadores nos permiten conocer las características de la población asentada en una región o unidad territorial determinada, con el propósito de identificar sus ventajas con respecto a poblaciones de otras regiones, así como sus áreas de oportunidad, lo cual nos permitirá establecer las políticas demográficas adecuadas para lograr mejores niveles de vida de la sociedad en su conjunto.

En términos demográficos, el concepto de población se ha subdividido en tres:

Población absoluta: Número total de personas que habitan en una región o unidad territorial delimitada y en un periodo de tiempo también delimitado.

Población relativa: Número promedio de personas que habitan en una unidad territorial de un kilómetro cuadrado. También se conoce con el nombre de densidad de población.

Población media: Valor numérico promedio de la cantidad de población en un lapso de un año, dentro de una unidad territorial delimitada.
Para lograr sus objetivos, la geografía de la población utiliza diferentes instrumentos, técnicas y metodologías demográficas cuantitativas, de los cuales destacan los censos. Definimos como censo a la serie o conjunto de actividades, como las encuestas, que nos permiten conocer las características de la población absoluta dentro de una unidad territorial y en un lapso deter­minados por lo regular de un año.

Uno de los muchos objetivos es la estructuración y puesta en marcha de planes de de­sarrollo social, en el ámbito tanto urbano como rural.  El conocimiento de la población, así como sus características culturales, sociales y económicas, entre otras, nos permite plantear mejores alternativas de solución en materia de servicios para la población en su conjunto, sin importar capacidad adquisitiva o ingresos económicos, como vivienda, seguridad social, salud y educación. El compromiso de la geografía de la población radica en el bienestar de la sociedad, sin ningún rasgo de discriminación. Los censos de población agrupan tres indicadores: demográficos, sociales y económicos. El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) se encarga de realizar las tareas referentes a los censos de población cada 10 años, mientras que los censos económicos los realiza cada cinco años en todo el territorio nacional.

Indicadores demográficos y socio económicos

El estudio detallado de la población ha permitido a los especialistas definir indicadores demográficos, los cuales son muy útiles al caracterizar los rasgos esenciales de la sociedad en una unidad territorial determinada

Los principales indicadores demográficos son los siguientes:

Tasa de natalidad: es la relación que existe entre el número de nacimientos vivos en un año y la población media contabilizada en el lapso de un año. Es decir, la tasa de natalidad nos indica el número de personas que nacen en el tiempo de un año.

Tasa de mortalidad: Relación entre el número de defunciones en un año y la población media, por lo general en el lapso de un año. Este indicador nos describe el número de personas que muere en un año.

Tasa de fecundidad: Relación entre el total de personas nacidas vivas en el periodo de un año, y la cantidad total de mujeres en edad reproductiva, que en promedio va de 15 a 49 años de edad.

Índice de crecimiento de población: Es la variación del total de habitantes de una unidad territorial en un periodo determinado, por lo regular de un año. El índice de crecimiento de población nos describe si una población crece o disminuye en un lugar y du­rante un tiempo determinado.

Tasa de crecimiento: Relación entre el índice de Crecimiento de una población en un año y la  población media calculada para dicho año. La tasa de crecimiento es muy útil para estimar el número de pobladores que habitarán en un país.

Estructura de la población: Se refiere a la composición de la población total de una unidad territorial determinada, principalmente, por grupos de edad y de sexo. Se representa en gráficas en forma de pirámide de edades o por sexo.

De la misma manera que los indicadores demográficos, los aspectos sociales y económicos pueden agruparse en indicadores socioeconómicos. Éstos representan los diferentes niveles de bienestar de una sociedad en una unidad territorial y en un lapso determinados; son los siguientes:

Ingreso per cápita: Este indicador describe la cantidad promedio de dinero, principalmente en dólares estadounidenses, que percibe en un año por su trabajo cada uno de los habitantes de una unidad territorial determinada.

Calorías per cápita: Describe el suministro alimenticio que permite a una persona tener una actividad física moderada y una capacidad de desarrollo óptim..

Esperanza de vida al nacer: Se refiere al número de años que en promedio vive una persona en una unidad territorial y en un momento determinado.

Mortalidad infantil: Describe la mortalidad de los niños menores de un año en una unidad territorial determinada.

Alfabetismo: Es el porcentaje de la población de 15 años y mayor que sabe leer y escribir.a unidad territorial en un año determinado.