Las diferentes actividades económicas a partir de su clasificación.

Actividades económicas
Las actividades económicas son todas aquellas que realiza el hombre para satisfacer sus necesidades individuales y colectivas, como la alimentación, el vestido, la vivienda, el drenaje, las escuelas y la seguridad pública, entre otras. Debido a que el hombre puede echar mano de los recursos naturales para satisfacer sus necesidades, debe establecer también políticas para economizar dichos recursos y actividades. Ésa es la importancia de la economía.Las actividades económicas son aquellas acciones o procesos mediante los cuales obtenemos los productos y servicios que cubren nuestras necesidades. Las actividades económicas son el campo de estudio de la geografía económica, que también estudia las etapas del proceso productivo relacionadas con los factores físicos del medio. Las etapas del proceso productivo son cuatro: producción, circulación, distribución y consumo.

Clasificación de las actividades económicas
Las actividades económicas se clasifican en primarias, secundarias, terciarias y cuaternarias.

Actividades económicas primarias: son todas las actividades por las cuales se obtienen materias primas sin darles ningún tratamiento adicional o valor agregado. Entre ellas están consideradas la agricultura, la ganadería, la pesca, la silvicultura y la minería. Actividades primarias. Son aquéllas en las que se obtienen recursos a partir de la explotación del medio natural, como la agricultura, la ganadería, la pesca, la caza y la extracción y explotación forestal; estas actividades se realizan principalmente en los países en desarrollo o subdesarrollados.

Actividades secundarias. Actividades cuaternarias. Aquí se concentran las actividades empresariales, la biotecnología, la tecnología de punta basada en la informática, la comunicación satelital y la exploración espacial. En nuestro país, la actividad económica terciaria, es decir, la del sector servicios y comercio, ocupa 58 % de la población económicamente activa (pea), la del sector industrial, es decir, el sector secundario, ocupa 25 %, mientras que el sector primario engloba sólo 17 % de la pea.

Estas actividades económicas se caracterizan porque las materias primas pasan por un proceso de transformación, es decir, son productos industrializados. La industria se clasifica en distintos tipos, tomando en cuenta los productos que se obtienen:

1. La industria pesada es la primera transformación que se da a algunas materias primas, de las cuales resultan productos o subproductos que pasan a la siguiente etapa o industria; dentro de esta industria se encuentran: la siderurgia, la metalurgia pesada, la petroquímica, la química pesada y la naval.

2. La industria ligera es el siguiente paso que se realiza con algunas materias primas, es decir, con productos semielaborados; dentro de este ramo industrial se encuentran la metalurgia de transformación, química ligera, alimenticia, textil, farmacéutica y automotriz.

3. La industria de punta se basa en tecnología muy avanzada, con mayor inversión de capital, generación de empleos especializados y con mayor nivel de productividad; dentro de este ramo industrial están la electrónica, la informática y la bioingeniería.

Actividades terciarias. Estas actividades se conocen como el sector de servicios y comercio, en el cual no se generan productos nuevos, pero sí se obtienen bienes susceptibles de ser utilizados por las otras actividades económicas o directamente por el ser humano. Este sector de la economía incluye el transporte, comunicaciones, comercio y servicios financieros, actividades de gobierno, educación, salud, cultura, religión, entretenimiento y turismo. Estas actividades agrupan los servicios como el transporte, las comunicaciones, el comercio y el turismo, entre otros. Las actividades terciarias involucran la promoción, difusión y distribución de los diferentes productos hacia nuevos mercados, que signifiquen más y mejores centros de abastecimiento y consumo a nivel local, regional, nacional e internacional. Hoy día, gracias a los avances tecnológicos que pernean cada vez más en las actividades económicas en todos los niveles, se habla de las actividades económicas cuaternarias, como las telecomunicaciones, vía satélite, la informática la nanotecnología, el Internet, la tecnología médica y la comunicación celular. Sin embargo, en el mundo existen serias diferencias de un país a otro,  lo que ha dado lugar a la conformación de grandes regiones económicas.  La ONU menciona   la diferencia entre   países desarrollados y países en desarrollo económico.

Los países desarrollados son aquellos que han alcanzado un nivel elevado de industrialización, por lo que también se les conoce con el nombre de países industriados.

Al hablar de desarrollo nos referimos a que la población de un país ha alcanzado un nivel socioeconómico también elevado. De esta for­ma, el desarrollo económico conlleva mejores niveles de bienestar para la sociedad. Por su parte, los países no desarrollados son aquellos que aún no alcanzan los niveles de desarrollo ni de crecimiento económico que los países industrializados, debido a que sus políticas económicas internas no han posibilitado el nivel de industrialización para ser más competitivos con el exterior, y a muchos otros factores que estudiaremos con detalle más adelante.

Actividades cuaternarias. Aquí se concentran las actividades empresariales, la biotecnología, la tecnología de punta basada en la informática, la comunicación satelital y la exploración espacial. En nuestro país, la actividad económica terciaria, es decir, la del sector servicios y comercio, ocupa 58 % de la población económicamente activa (pea), la del sector industrial, es decir, el sector secundario, ocupa 25 %, mientras que el sector primario engloba sólo 17 % de la pea.

Indicadores de desarrollo económico y las condiciones de desigualdad en México y el Mundo.
El concepto de desarrollo económico implica más y mejores condiciones de vida para la población en su conjunto en una región determinada. En los países desarrollados sobresalen los siguientes indicadores económicos que, aunque pueden variar de un país a otro, en términos generales son indicadores estandarizados.

Un Estado fuertemente comprometido con la educación de la población, así como en el desarrollo óptimo de oportunidades y capacidades. Los países en vías de desarrollo, o en desarrollo, no comparten los mismos indicadores económicos, lo cual los hace más vulnerables al enfrentarse a los retos que el mundo hoy demanda.

Estos indicadores son los siguientes:

Bajos índices en materia de exportación de sus propios bienes o servicios. Destacan en exportación de productos maquilados procedentes del extranjero.
Ciertos países manifiestan serios problemas de estabilidad social, política y económica, ocasionando desconfianza por parte de los países industrializados al no garantizar los niveles de inversión con certeza y seguridad fiscal.

No obstante, estas carencias y atrasos, los países subdesarrollados se han esforzado por alcanzar mejores niveles de bienestar para su población. Lamentablemente, los programas de mejoras aplicados en diferentes niveles en materia de salud, educación, fomento a la vivienda, generación de empleo y seguridad social, entre otros, no se han mantenido de forma continua a través del tiempo, lo que muchas veces se ha traducido en políticas fracasa­das de una administración a otra.

Los países del mundo se han preocupado por promover un desarrollo y una estabilidad económica en los países menos desarrollados, creando foros económicos internacionales que procuran mejorar las condiciones de vida en las poblaciones más necesitadas. Así surgieron la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la Organización Mun­dial de la Salud (OMS). En América del Norte, durante la década de los noventa, se celebró la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), que involucra a Canadá, Estados Unidos y México.

Con el proceso de agrupamiento de los diferentes países a nivel mundial en búsqueda de mejores mercados, mayor competitividad y beneficio para la sociedad de cada nación, el mundo se enfrenta a la llamada globalización económica, la cual involucra una serie de procesos de muy diversa índole, desde el cultural hasta el financiero, y que debido a su complejidad, dinámica y niveles de evolución, exis­ten muchas interpretaciones. En la globalización, el uso de la alta tecnología en la vida cotidiana ha sido fundamental, tanto para las grandes empresas transnacionales como para las personas, transformando el espacio geográfico, haciéndolo más complejo, dinámico y multifacético. Este proceso tecnológico se conoce como la tercera revolución tecnológica industrial.

Una tendencia global en las economías internacionales ha sido la con­formación de bloques económicos, los cuales han marcado en el mundo contemporáneo diferentes niveles de integración económica. La Comunidad Económica Europea surgió en 1973, primeramente, como una comunidad económica de complementariedad ante los re­tos económicos del mundo. En la década de los noventa, se consti­tuye la Unión Europea, y algunos países europeos actualmente continúan valorando la ventaja de pertenecer o no a dicho bloque económico.

Los principales indicadores demográficos son los siguientes:

Tasa de natalidad: Es la relación que existe entre el número de nacimientos vivos en un año y la población media contabilizada en el lapso de un año. Es decir, la tasa de natalidad nos indica el número de personas que nacen en el tiempo de un año.

Tasa de mortalidad: Relación entre el número de defunciones en un año y la población media, por lo general en el lapso de un año. Este indicador nos describe el número de personas que muere en un año.

Tasa de fecundidad: Relación entre el total de personas nacidas vivas en el periodo de un año, y la cantidad total de mujeres en edad reproductiva, que en promedio va de 15 a 49 años de edad.

Índice de crecimiento de población: Es la variación del total de habitantes de una unidad territorial en un periodo determinado, por lo regular de un año. El índice de crecimiento de población nos describe si una población crece o disminuye en un lugar y du­rante un tiempo determinado.

Tasa de crecimiento: Relación entre el índice de Crecimiento de una población en un año y la población media calculada para dicho año. La tasa de crecimiento es muy útil para estimar el número de pobladores que habitarán en una unidad territorial en un año determinado.

Desempleo y subempleo, pobreza y marginación

La actual sociedad mundial se caracteriza, así, principalmente por ser un sistema internacional en profunda mutación, o en crisis, cargado de incertidumbres en cuanto a lo que sea el orden mundial futuro, que avanza, en medio de contradicciones, singularidades y limitaciones, hacia un sistema cuyas características se mueven entre la unipolaridad militar y la multipolaridad política, económica y cultural, entendidas en sentido clásico, pero también entre el estatocentrismo y el multicentrismo, desde una perspectiva nueva.

Las políticas económicas adoptadas en los países desarrollados o industriales han desencadenado su importante crecimiento durante los últimos 100 años. Sin embargo, esto no ha ocurrido en los países en desarrollo o subdesarrollados como México, porque en éstos se favorece la concentración de la riqueza en manos de una minoría, en tanto que la mayoría de la población se mantiene pobre, marginada y en el desempleo. Se considera una población en situación de pobreza y marginación aquella cuyos ingresos no le permiten cubrir sus necesidades básicas de alimentación, educación, vivienda y salud. Se estima que sólo 20 % de la población mundial consume el 80 % de los recursos (alimenticios, energéticos y de materias primas), en tanto que el otro 80 % de la población tiene que conformarse con el restante 20 % de los recursos. No resulta muy exacto referirse a la pobreza en los países desarrollados, ya que las personas con escasos recursos como los inmigrantes, reciben cierto apoyo económico de sus gobiernos, aunque sí se puede considerar a estos grupos como marginados sociales.

En México existen unos 60 millones de personas en situación de pobreza y, al igual que en varios países de América Latina, Europa Oriental, Asia y África, está marcada por el bajo índice per cápita, la desnutrición o malnutrición, las enfermedades infantiles, el bajo aprovechamiento escolar, las malas condiciones de vivienda y el hacinamiento, entre otros problemas. Las malas condiciones de vida en estos sectores poblacionales son causa de vulnerabilidad a los desastres naturales como las inundaciones, sismos, incendios, plagas y enfermedades, todo lo cual genera un círculo vicioso que aumenta la delincuencia, la inseguridad y la drogadicción. Se consideran como desempleados a aquellas personas que pertenecen a la población económicamente activa (pea), pero que por alguna causa han dejado de trabajar; entre las causas principales se encuentran:

a) El crecimiento demográfico rebasa el desarrollo económico del país.

b) En las zonas rurales existe una falta de apoyo económico para las actividades agropecuarias, la escasez de tierras y su sobreexplotación provoca la emigración a las ciudades y hacia los eua. Algunas de las manifestaciones del desempleo y subempleo en las ciudades son el comercio informal y las microempresas familiares, como únicas actividades que permiten la sobrevivencia de millones de hogares mexicanos. El desempleo y la pobreza extrema han aumentado en México desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (tlcan) en 1994.